jueves, 20 de abril de 2017

La última salida, Federico Axat


Año: 2016
Editorial: Destino
Páginas: 542
Valoración: 📚📚📚📚

Puedo presentar esta novela como «la que no tiene ni una crítica negativa». O al menos yo, aún, no se la he encontrado.

Antes de comenzar a leerla, y como último empujón a hacerlo, me apliqué una de esas terapias literarias de booktuber en las que se hace un ejercicio de conexión entre dos novelas, y comienza con la coletilla «si te gustó esto… te gustará esto otro».

Tras leer y agradarme La víspera de casi todo, me dije que, habiendo sido así, también me gustaría La última salida. Acerté, pero he de señalar que son bien distintas.

Federico Axat (Buenos Aires, 1975) escribe un thriller psicológico que se desvincula de la novela negra que mi subconsciente había preconcebido de ella, y superada la gran sorpresa inicial, parece mentira que tenga quinientas y pico páginas. ¡Se lee en menos tiempo que una novela de doscientas!

Toda la psicosis de la trama se encuentra encerrada en el cerebro de Ted, nuestro protagonista, y nosotros, los lectores, no seremos más que espectadores de una ficción que empezaremos a entender en el momento en que la labor de psiquiatría de la Dra. Laura Hill dé sus frutos.

A Federico Axat se le reconoce una gran influencia del cine en sus letras, y en este caso es, sin duda, muy notoria. Especialmente la del cine estadounidense.

Pese a su origen argentino, el autor, ha decidido trasladar a Estados Unidos toda la acción, ha elegido un protagonista como Ted, y ha absorbido la cultura yankee para elementos tan sencillos, y tan producentes de ambientación al mismo tiempo, como son los nombres de los personajes, o el urbanismo tan característico de casas unifamiliares acompañadas de jardín que vemos en series y películas norteamericanas.

El loco de la novela, Ted, en un nuevo guiño al séptimo arte, en un momento dado de la novela, desata su locura en un paraje singular e inhóspito que él conoce bien, y parece que su mente lleva tiempo maquinándolo. ¿No os recuerda eso a los thrillers del séptimo arte?

Tal vez, por no ser muy cinéfilo, me parezcan todas las escenas del género iguales, pero en lo que sí estaré de acuerdo con todo mortal, es que el libro casi siempre es mejor que la adaptación. La última salida, que ya tiene vendida los derechos para una superproducción de Hollywood, es una novela de película.


Jesús Rojas



No hay comentarios:

Publicar un comentario